SHARE

El Coronavirus, el brote que pone en jaque al mundo entero. Este COVID-19 es el mismo que nos hace tomar conciencia de donde estamos parados.

Un día la vida misma nos muestra que no somos eternos y que de la nada podemos no estar mas. No importa si eres joven o viejo, rico o pobre, negro o blanco. Un Virus nos pone de tu a tu con el otro.

La fantasía de que solo moriremos de viejos se derrumba. Y las conversaciones en el cotidiano cambian. Toma mayor relevancia un instrumento financiero que siempre estuvo, pero que pocos vieron como necesidad básica.

Si,  la necesidad de estar asegurados y contar con un resguardo financiero que nos garantice tranquilidad en estos tiempos de tanto caos.

Nos enseñaron que nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos. Hasta ahí todo conforme, sin embargo, todas las anteriores afirmaciones son incertidumbre EXCEPTO una, morir.

¿Cuándo morimos?

Por lo general si nos guiamos por la cadena debería de ser cuando estemos viejitos. Lo cierto es que la mayoría tenemos algún caso cercano de alguien que se fue muy joven, dejando hijos, esposa, familia destrozada y sin seguro de vida.

Obviamente la perdida emocional es algo irreparable. Sin embargo, la perdida económica que ésta persona deje en su familia puede ser menor si planificamos.

Pero ¿cómo vamos a planificar si no sabemos cuándo nos va a sorprender?

Precisamente porque no sabemos si habrá un mañana. Es importante asegurarnos AHORA y no después.  De hecho, no tenemos ni la menor idea de qué pasará en una hora. 

Podemos especular haciendo planes para hoy, mañana, en un mes o un año, pero estamos claros que no tenemos la certeza de llegar a cumplirlos.

Te has puesto a pensar qué pasaría si la muerte te sorprende hoy.  Entiendo que no es un tema agradable de leer, pero es una realidad que tarde o temprano te va a tocar a ti, a un familiar o  a un amigo cercano. 

La situación actual del mundo nos obliga a hablar de ello. Un virus que surgió de la nada. Hoy nos muestra lo finito que somos.

Planteémonos esta situación, ¿tienes hijos? ¿sobrinos? ¿personas que dependan de ti económicamente? te has puesto a pensar en ¿qué pasaría con ellos si tú no estas presente?

La mayoría de las personas con hijos, sobrinos o padres que dependen de ellos no cuentan con un seguro de vida.
Si, un seguro de vida. En países latinoamericanos parece una utopía hablar de un seguro. Culturalmente para nosotros el seguro es algo secundario y no lo tomamos como una prioridad.

Si bien, aseguramos nuestros autos, por lo general no aseguramos lo mas valioso, nosotros mismos.  

Es como tener una maquina de hacer dinero y asegurar el billete en vez de la maquina. Suena ilógico pero nosotros técnicamente somos la maquinita de hacer dinero. Sin embargo, optamos por asegurar al billete en vez de la maquina. Así funcionamos, le damos prioridad a cosas sin importancia y lo realmente importante no lo apreciamos.

Imaginemos por un momento…

¿Qué pasaría si yo hoy te propongo dos trabajo?

En uno te pago 1.000 usd mensuales y si te pasa algo o llegas a fallecer yo no me hago cargo de tu familia.  Es decir, tu familia llega con lo que ahorraste si es que lo hiciste hasta ese momento.

En el segundo, en vez de pagarte 1.000 usd te voy a pagar 850 usd, pero si te pasa algo yo me hago cargo de tu familia.  La educación de tus hijos, el alquiler  etc. De esta manera garantizar que puedan sobrellevar tu perdida de una manera menos conflictiva.

¿Cuál trabajo escogerías?

Te cuento que ese trabajo no existe ó al menos yo no vengo a proponértelo. Pero existen compañías especializadas en cubrir ese servicio.

Las aseguradoras se encargan precisamente de asegurar que tu familia o las personas que dependen económicamente de ti puedan continuar con sus vidas más allá de la perdida emocional.

Si tu respuesta es la número uno, tienes que planificar financieramente para que cuando te toque el turno no te tome sorpresa y sobre todo tu familia no tenga que pasar necesidades.

Tal vez escogiste la propuesta número dos, lo único que tienes que hacer es contratar un seguro de vida que pueda cubrir las necesidades financieras de tu familia durante un periodo aproximado de 3 a 5 años.

El COVID-19 llegó no solo para intimidarnos, si no también para hacernos tomar conciencia de lo que estamos haciendo. No deberíamos esperar a que nos sorprenda una pandemia para asegura nuestra vida.

Los riesgos siempre van a estar, los seguros de vida no van impedir que ocurran. Sin embargo, si van a mitigar el impacto económico en caso de que se produzca un siniestro.

Ojalá salgamos pronto de esta situación que nos arrincona y nos obliga a aislarnos. No sabemos cuanto tiempo va a durar, ni cuantos muertos habrá. Lo que si podemos controlar es como nos preparamos para la tormenta.

¿Cómo estas parado hoy financieramente?

  • ¿Tienes los ahorros suficientes para dejar de producir por la cuarentena?
  • ¿En caso de una muerte repentina, en qué situación  económica dejarías hoy a tu familia?

 ¿Qué darías para que tus hijos tengan una oportunidad?

La mayoría quizás responda la vida y más. Te cuento que no es necesario dar tanto, con 100 usd mensuales puedes garantizar ese capital que hoy no tienes.

Este articulo es una invitación para esas personas que son conscientes que tienen familiares a cargo y que no toman medidas al respecto.

La vida es lo único que tenemos y su certeza es que la vamos a perder. Existen diversos seguros de vida que se adaptan a las necesidades de cada uno. Puedes comprarlo, alquilarlo y hasta puede salirte gratis .


El Seguro de vida como herramienta de  inversión es una de las más rentables del mercado. Se compra con el corazón pero se paga con la tarjeta.

Si te interesó este articulo o quieres indagar más a fondo en cómo funciona éste tipo de producto, escríbeme a info@aprendeainvertirahora.com.

Facebook Comments

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here